Mateo Sancho Cardiel

Madrid, (EFE).- Pocos actores en la historia del cine pueden presumir de tener un género propio. Alfredo Landa consiguió él solo, con su “landismo”, hacer reír a un país que no estaba para muchas bromas, además de demostrar un gran poderío dramático en “Los santos inocentes” o “El bosque animado”.

“En San Sebastián hice una función en el teatro, y cuando salí en el primer mutis y me aplaudieron, vi un destello, un relámpago que me inundó, y una voz me dijo: ‘Tú tienes que ser cómico’. Se me quedó tan grabado que he sido cómico porque no habría sabido ser otra cosa”, explicaba Alfredo Landa. (more…)

También te podría interesar:   Un tribunal recupera la demanda por plagio contra "The Shape of Water"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí