Madrid.- De la droga solo nacen espejismos de creatividad; con el flamenco duele alma o estancarse es morirse son “sentencias” del maestro Tomatito, aprendidas a golpe de realidad y de miles de falsetas de “sonanta” al lado de “genios” como Camarón o Paco de Lucía, a los que se ha “juntado” para “Soy flamenco”.

Llevaba 9 años navegando por “aguas internacionales”, léase en proyectos y colaboraciones con “monstruos” del jazz como el pianista Michel Camilo, y tenía ganas de “volver a casa”: “necesitaba estar conmigo mismo, por eso he hecho este disco”, resume en una entrevista con Efe José Fernández Torres “Tomatito” (Almería, 1958)

“Yo soy guitarrista flamenco, no he tenido que darle vueltas al título. ¿Para qué rebuscar si está ahí ya?. Se lo dedico al flamenco y a mí mismo. Moriré siendo flamenco y es gracias a este ADN por lo que soy atractivo para otros músicos que quieren hacer cosas conmigo”, resuelve.

Es su noveno disco desde que sacara “Rosas del amor” (1987) en una carrera que empezó con 12 años y en la que ha sido fundamental su relación con Camarón -al que acompañó 18 años- y el magisterio de Paco de Lucía.

Por eso, y porque el almeriense es, por derecho propio, distinguido miembro del “gotha” flamenco, Paco de Lucía (Algeciras, 1947) aceptó sumarse a “Soy flamenco” para hacer un “milagrillo”: le han cambiado el compás a un tango de Camarón que tenía Tomatito grabado “en una casette” y el resultado es la fastuosa bulería “Corre por mis venas”.

“La bulería es un palo de ritmo de tres por cuatro que también es el del tango. No es muy difícil de hacer si sabes bien dónde meter los acentos”, explica humilde sobre el prodigio sonoro.

También te podría interesar:   Fito Páez: "Siempre debería existir una posibilidad de redención"

Él, dice, está muy acostumbrado a oír la voz de José Monge “Camarón” (1950-1992) pero reconoce que meterse en el estudio de la casa de Paco de Lucía en Palma de Mallorca y acompañar a cuatro manos ese “compás del más allá”, en todos los sentidos, fue “muy emotivo”.

“Revivir un momento de los que compartíamos, hacer algo los tres juntos ha sido una experiencia muy impresionante”, rememora el artista, que asegura que ya tiene “muy poquitas cosas más” guardadas de su amigo.

Además de “Corre por mis venas”, Camarón canta la seguiriya “El regalo”. Su hija Mari Ángeles le hace los coros junto a Kiki Cortiñas, que también toca con él en la rumba “Mister Benson”, y Guadiana interpreta la bulería “Despacito”, con el compás de la Carrasco Family y el contrabajo de Yelsy Heredia.

Este padre de cinco hijos y abuelo de otros tantos nietos no seguirá los pasos de su admirado Paco de Lucía ni de otros flamencos que preparan su marcha del país porque, se ríe, “ellos no tienen en su casa a tanta familia” como él.

Vive entre Madrid y Aguadulce (Almería), donde hace casi lo único que es capaz de apartarle de la guitarra, y eso por imposibilidad física: montar a caballo por el campo y hacerlo ¡tempranito!.

“Sí, ya lo se -se ríe de nuevo-. No doy el perfil del artista flamenco. No estoy nada de acuerdo con ese mundo de borracheras o de drogas que algunos asocian con nosotros. No se puede hacer nada bien así y nada de lo que hagas en ese estado vale. Eso solo es un espejismo de la realidad”, asevera.

También te podría interesar:   Canciones para alegrar este verano 2020

Su toque a la “sonanta” -la guitarra flamenca- es siempre elegante, y siempre “innovador” porque, sostiene: “la dictadura musical de los puristas no vale para nada. Quedarse estancado es morir y esta es una música de raza con mucha fuerza y movimiento”.

El flamenco hace que “duela” el alma pero él no quiere que sea “un sufrimiento”: “cuando subes a un escenario la gente está predispuesta y no hay que sentir pánico ni dolor sino disfrutar”, aconseja, igual que recomienda “escuchar”.

“Si Camarón cantaba como cantaba era por lo mucho que aprendía, siempre escuchando, siempre prestando atención a cómo lo hacían los demás, por malos que fueran. Luego él lo ponía a su forma de cantar y se hacía la magia, una magia irrepetible. Como él”, dictamina.EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí