Por Cándida Figuereo
Santo Domingo. De aquél profesor de la cátedra de Sociología de la principal Universidad  dominicana, sus alumnos pensaban que era izquierdista. Esto no provocaba espanto en esta institución  abrazada a la libre expresión y permisible a enriquecedores debates entre alumnos, entre éstos y los profesores o que se escuchara el monólogo de El Científico.
Este profesor de alto quilate era apreciado y respetado por todos los  estudiantes que se privilegiaron recibir con él la referida Cátedra, no porque fuera izquierdista, sino por su gran capacidad, su humildad y respeto. (more…)

También te podría interesar:   Justicia, es sopa fría

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.