Madrid, 20 dic (EFE).- Nadie pudo con Adele en 2011, ni grupos consolidados como Maná y Coldplay, ni divas como Lady Gaga. Suyo fue este año que, sin aviso previo, trajo los últimos discos de la historia de dos nombres que ya son leyenda, REM y Amy Winehouse. (more…)

También te podría interesar:   Trump, "inmune" a la COVID-19 y listo para retomar batalla electoral

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.