Por José Tejada Gómez
SANTO DOMINGO. 5 DE ABRIL. No siempre las filiales han estado al margen de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte). Como directivo que fui no asumo esa culpa, porque eso no ocurrió en mis dos gestiones.
En la primera en el periodo 1987-1889 reestructuramos la filial de Santiago y desde entonces ésta ha tenido una presencia activa en la entidad, favorecida porque opera en territorio de República Dominicana.
Luego en la segunda 1997-99, nos encontramos que la filial de Nueva York ya existía. Fue fundada durante la gestión de Joseph Cáceres. La visión que tuvimos esa vez es que la única filial de Nueva York podía estar integrada a la vida de Acroarte en la misma forma en como ya comenzaba a estar Santiago.
Y en ese entonces Nueva York tuvo una activa participación en que lográramos que artistas como Celia Cruz, Tito Puente, Johnny Pacheco, asistieran a los premios Casandra y recibieran reconocimientos. Fue una jornada muy integradora. La historia puede ser contada por los miembros de la seccional de Nueva York, en especial por Roberto Gerónimo y Johnny Cruz.
En la gestión de Johnny Cruz, como presidente de la filial, establecimos realizar reconocimiento al talento que sobresalía en esa urbe. Recuerdo que hicimos un acto en el que distinguimos a Michael Camilo.

Ese dinamismo  se perdió en Nueva York y la filial no pudo desarrollarse, y no ha podido existir en La Florida, pese al potencial que existe para desarrollarla.
Atribuyo esto a que en Acroarte se ha perdido la visión de para qué existe, a que se ha caído en el proselitismo de ofrecer “vaguedades” y hacer promesas en el aire, a la falta de una operatividad real de Acroarte, de una institucionalidad que garantice el derecho de los miembros y a que no existe una adecuación de la misma a la modernidad de las últimas décadas.
Pero eso es historia y el futuro es lo que importa. Por eso hemos diseñado un Plan de Desarrollo Institucional para Acroarte, en el que se identifica el rol a desempeñar por las filiales, entre una serie de cambios que deben ser discutidos y aprobados por la membresía, nadie en su nombre. En ese plan está incluido el Plan del Relanzamiento de los Premios Casandra, para sacarla de las improvisaciones a que es sometida.
Nosotros en el Movimiento por la Institucionalidad y el Cambio en Acroarte no vamos a improvisar, nosotros tenemos un plan, para descentralizarla, fortalecerla y modernizarla, para propiciar la integración de todos, para que perdure y colocar en un sitial más elevado los premios Casandra.

Pidamos en Acroarte al que aspira a dirigirla que proponga su plan y cómo llevaría a cabo dicho plan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.