Por Mabelle Báez

SANTO DOMINGO.
Rezaba yo en estos días a uno de mis santos temporeros: Menos Banca, mas juego. De vez en cuando añadía un por favor para hacer mi plegaria mas poderosa. Pero que va.  Heme aquí. En los bleachers.
Cuando alguna situación dominaba mi mente unos años atrás, dominaba mi mundo , mi humor , mi carrera, mis relaciones humanas.  Hace aproximadamente un año tuve la oportunidad de conocer grandes en el manejo de circunstancias personales.
Triunfadores, exitosos en sus vidas y  aunque fueran un desastre siempre estaban excelente. Nunca permitían que nada que ellos habían creado les afectara por más de dos días. Ni siquiera asuntos graves cambiaban su ánimo, seguían ahí, batallando como guerreros y me explicaban: La compañía de otros seres humanos en tu vida depende mucho de cuanto puedas ofrecer, algunos te otorgan la soledad porque no pueden darte lo que tu. No tienen como y con que, y  se van cayendo del ascenso en el que vas culpándote de su incapacidad  y no dejándote entrar en el juego porque QUE MAL LES HARIAS QUEDAR.
Entonces, hoy, después de un reciente acontecimiento que tiende a difuminarse lentamente , no se si para mejor,  entiendo que quizás debería yo pedir “ MAS BANCA , menos JUEGO” para poder ver desde la perspectiva de un no jugador, Qué  es necesario para entrar, o si definitivamente conviene  involucrase.
Desde los bleachers, después de jugar , ni siquiera es tan clara la vista pero pronto podre distinguir los movimientos exactos de hacia dónde dirigen los jugadores.
Algunos de los que  fueron compañeros  de luchas en el pasado hoy,  son jugadores de juegos que desde los bleachers no pintan muy emocionante, mas sin embargo “están en el juego”. YO en la BANCA.
Pues tal vez no es tan mala la idea, si se trata de participar en juegos donde son otros los que eligen cuanto voy a perder. Eso no me hace falta.
Se me ocurre cambiar otra vez mi oración y solicitar: “ Quiero un equipo,  de jugadores fieles  y en cuyo juego todos seamos importantes, sin suplentes, sin logísticas”  A eso muchos llamarían “ Familia”.
Esperen… yo tengo una.  Una que es hermosa y unida, lejos de trucos y estrategias escalonadas. Allí, nadie ocupa mi lugar, y siempre llaman para decir “ Aunque no estés, aun tiramos la pelota por tu zona” Nadie nunca estará dónde yo estuve, y mejor aun..Nadie nunca podrá estar donde ellos están ahora.
Porque son mi familia. Porque los amo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí