SANTO DOMINGO. A pesar de que Lindsay Lohan ha sido puesta en libertad tras permanecer en una cárcel de California 13 días, la actriz no es todavía una mujer completamente libre, ya que el juez ha ordenado que al salir de su celda, LiLo sea obligada a entrar en un programa de rehabilitación.

La actriz fue liberada alrededor de la 1:35 de la madrugada del lunes (9:35 de la mañana, hora española), tras cumplir 13 de los 90 días a los que había sido condenada por violar la libertad condicional de la que disfrutaba tras ser juzgada en 2007 por conducir bajo el efecto de las drogas y el alcohol. Su buen comportamiento y un programa de las cárceles de California que buscan reducir la sobrepoblación en los recintos penitenciarios han ayudado a reducir su calvario.

Según la web de famosos TMZ, a Lohan se le permitirá pasar unas horas con su familia antes de ser dirigida a una clínica de la Universidad de Los Ángeles donde se la tratará por un desorden bipolar y su adicción a las anfetaminas.

En cuanto al tiempo que permaneció entre rejas, los oficiales de la prisión de Linwood, que también ha recibido a otras famosas como Paris Hilton y Michelle Rodríguez, han declarado a la agencia Reuters que Lohan fue tratada como cualquier otra interna, con la diferencia de que estuvo encerrada sola en una celda de nueve metros cuadrados debido a su alto perfil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí