Roma, (EFE).- El músico británico Sting presentará el próximo jueves en Italia “Twin Spirits”, un espectáculo teatral en el que él y su mujer, Trudie Styler, reconstruyen la historia de amor entre el compositor Robert Schumann y la pianista Clara Wieck a partir de su correspondencia.

“Twin Spirits” (“Almas gemelas”) se adentra en la historia de amor de ambos músicos, pero es también “un retrato equilibrado de sus respectivos talentos”, explica Sting en una entrevista que publica hoy el diario italiano “Corriere della Sera”.

Sting y Trudie Tyler, juntos desde hace 29 años, interpretan a la pareja acompañados del violín de Joshua Bell y el violonchelo de Nina Kotova para contar la historia de un amor profundo y trágico, que triunfó a pesar de la oposición del padre de ella y que quedó truncada por la prematura muerte de él.

“En el remolino romántico entre ambos cónyuges hay muchísima materia humana que ha deleitado a dramaturgos y literatos”, subraya el ex líder de “The Police”, que resalta el amor incondicional de Clara Wieck, “una mujer combativa y tenaz” hacia el genio romántico.

Según palabras de Tyler que refiere el rotativo italiano, “Twin Spirits”, que se presentará el jueves en el festival de Cortona, localidad de la Toscana italiana, es un homenaje a “una historia de amor vehemente y única”.

Pero es también un reflejo de la pasión del autor de “Englishman in New York” o “Moon over Bourbon Street” por el “diálogo” musical, que coincide con la publicación de “Symphonicities”, un álbum que recoge los grandes éxitos del artista en clave sinfónica.

El próximo otoño Sting volverá a Italia para presentar este trabajo en el que la Orquesta Filarmónica de Londres pone sus instrumentos al servicio de temas como “She’s too good for me”, “Roxanne” o “Next to you”, que “adquieren un desarrollo distinto”, afirma el músico.

“No me considero un músico de jazz o clásico, lo importante es mantener un diálogo”, confiesa Sting, para quien “el proceso creativo de quien está lleno de curiosidad, pasión y disciplina es único”.

Sting, que considera a Bach su gran maestro y a Arvo Pärt su músico predilecto, reconoce que el tratamiento sinfónico de las canciones pop tiene un peligro, “la pérdida de espontaneidad”, aunque apunta que “la orquesta hace todo más fácil” para dar “frescor y energía” a temas que compuso hace décadas.

“Me parece extraña la gente que no reconoce el lenguaje común a todas las formas musicales, cuando un músico ha desarrollado un sentido de la armonía, un ritmo coherente y una estructura, son mundos que requieren ser explorados”, concluye el artista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí