SANTO DOMINGO. La que acapara la radio, la televisión, la prensa escrita y no da tregua a la población es la campaña política más vacua que he visto en mi existencia. Revela lo mal que anda la sociedad política y el país.

Salvo una que otra excepción, las promociones o “estrategias” publicitarias dejen mucho que desear y los políticos por fin se quitan la careta. “El que nunca se ha mudado”, “El Sancristobalense”, “El Solidario”,  son solo algunos de los eslogan de nuestros candidatos y candidatas. Los mensajes son muy claros, no hay que tener una propuesta para conquistar el voto, para convencer a la gente que los lleve a un cargo electivo para desarrollar una gestión a favor de la comunidad.

Ahora nuestros candidatos a cargos congresuales y municipales apelan, a lo “cara e’vaquero” que los que han sido favorecido con el clientelismo que promueven le devuelvan el favor y le den la oportunidad de asumir o quedarse en el puesto por seis años.

Nuestros gobiernos y por consiguiente, los políticos no tienen en la agenda la superación de la gente. Es mucho más fácil tener a una población que no codifica mensajes, a la que con una fundita o tres pesos le resuelven su día. Ese amplio segmento de la población agradece cuando se le tiende la “mano amiga”.

Las imágenes que soportan los anuncios de televisión dan pena. Personas humildes recibiendo una ayuda, ancianos, niñas, niños pobres son el soporte de la mayoría de las campañas.

La diferencia, entre estas apuestas, la ponen, entre otros, Milagros Ortíz Bosh, Luis Miguel De Camps y Pelegrín Castillo. Sus cuñas radiales, de televisión y prensa marcan la diferencia, se observa un discurso para conquistar el voto. Los demás, son eso, los demás.

También te podría interesar:   Bares reabren sus terrazas en Santiago de Chile tras cinco meses de confinamiento

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.