Río de Janeiro, Brasil. Ciertamente, no creo que existe en la tierra un espectáculo de tanto colorido, entrega y pasión como el Carnaval del Río de Janeiro.

El talento de los integrantes de las doce escuelas de Samba, así como la creatividad de las empresas y de las autoridades del Ministerio de Turismo, así como de la ciudad, se pone de manifiesto en una celebración que comenzó  en los años 1720 y que en 1855 se dieron los primeros pasos para la creación de los clubes carnavalescos.

Brasil, una nación en la que prevalece la religión católica concluyó la competencia y las celebraciones barriales la semana pasada con la llegada de la cuaresma.

La avenida Marquês de Sapucaí, localizada en zona norte de Río de Janeiro,  es el lugar donde opera el denominado “Sambódromo”. Aquí el pueblo se instala en balcones y camarotes dando la impresión al visitante de que está en medio de dos grandes cruceros localizados a ambos lados de la gran avenida. Según las estimaciones extraoficiales, más de 60 mil personas violaron el sol para disfrutar de esta entrega.

Colorido, intensidad, entrega

Los brasileños viven y disfrutan su Carnaval. Niños, adolescentes y personas de avanzada edad participan activamente.

Las escuelas de Samba que desfilaron en el cierre fueron 7, incluyen la ganadora de este año que le correspondió al barrio Unidos da Tijuca, la cual abordó diversas temáticas. Con una participación de casi cuatro mil personas y la destreza en una impresionante coreografía conquistaron al jurado y al público.

La fiesta del cierre comenzó pasadas las 9 de la noche y no fue sino hasta pasadas las 5:30 de la madrugada que cerró con la integración de la multitud que reventó el lugar.

También te podría interesar:   EE.UU. supera las 190.000 muertes y los 6,35 millones de casos de COVID-19

Es impresionante presenciar las coreografías, el colorido de cada una de las carrozas acompañadas de música en vivo, con el coro no sólo de quienes integran las escuelas, sino del público.

Las horas avanzaban, en algunos lugares el calor se podría “cortar”, pero la celebración terminaba ganando la batalla y los más entusiastas bailaban al ritmo del desfile.

Otros ganadores

El segundo puesto lo alcanzó la escuela de los Académicos de Grande Río.  El tercer lugar fue para Beija Flor, que hizo un desfile sobre Brasilia con motivo del cincuentenario de la fundación de la ciudad, que se celebrará el próximo 21 de abril.

Cada año, 12  escuelas de samba participan en el tradicional desfile de samba con espumosos y elaborados trajes, accesorios y extravagantes carrozas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.