Cabarete, Puerto Plata. Los organizadores y patrocinadores de la décima edición del Dominican Republic Jazz Festival deben sentirse muy satisfechos. El pasado fin de semana, turistas nacionales e internacionales se dieron banquete con una propuesta escénica con la que reflejaron mucha madurez en lo relativo al montaje y a la calidad de sus exponentes.

La jornada musical, que además incluyó clínicas para niños y adultos en la playa, se inició el pasado viernes y concluyó la noche del domingo.

Los cuartetos de la domínico-peruana Ania Paz y el boricua Hologram asumieron la primera noche dejando una buena impresión ante el público que acudió masivamente a presenciar la producción.

Ania Paz comenzó la noche con sus experimentos, temas que forman parte de su repertorio y en los que evidencia un mayor dominio en la técnica pianística, así como en los colores que conforman oferta muscial.

Sus cómplices, Ramón Guerrero en el bajo, Ezequiel Francisco en la batería y Ramón Guerrero en la percusión le acompañaron magistralmente durante su concierto.

Ania bajó de la tarima a las 10:15 minutos de la noche. La brisa del mar acariciaba el rostro de los asistentes.

Ivonne Beras, quien fungió como conductora del festival, llamó a los integrantes del grupo Hologram, quienes viajaron de Puerto Rico.

Alejandro Avilés, Ramón Vásquez, Raúl Romero y Chembo Corniel asumieron el resto de la noche que comenzó a recibir una llovizna que no afectó el show.

Alejandro Avilés, un joven saxofonista que le hizo honor a la dedicación del festival que en esta versión tenía a ese instrumento como tributo.

Avilés y los integrantes de Hologram le subieron la temperatura al ambiente hasta la medianoche.

Sábado y domingo

Fellé Vega y Rafelito Mirabal andan juntos en la escena. Es una excelente combinación sin menospreciar a los demás integrantes del quintento.

Vega echó mano a sus instrumentos y arrancó con temas como “Parara”, “Fufú”, “Ciguita”, “Violando Palo”, “La mujer de los codos sucios” y “Salto al vacío”, esta última estrenada la noche del sábado.

Vega le dejó la pista caliente al afamado Antonio Sánchez, un ganador de Grammy que vino con una excelente apuesta musical, para luego terminar en jam sesion de saxofonistas que dejó a satisfechos a todo el que estaba allí.

El cierre estuvo a cargo de José Alberto y el saxofonista italiano Marco Pignataro. El más esperado de la noche fue “El Canario” quien subió en medio de tremendo aguacero que en modo alguno impidió que descargara la energía musical que traía poniendo a bailar en la playa a todos los presentes.

El Festival fue patrocinado por la Secretaría de Estado de Turismo y Viva Resorts.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí