Por JUAN T H

El presidente de la República no ve corrupción en su gobierno.

Dice el pueblo que no hay más ciego que aquel que no quiere ver.

Pide pruebas.

Me pregunto cuáles fueron las pruebas que sustentaron los álbumes de la corrupción que su partido publicó durante los gobiernos del doctor Joaquín Balaguer. ¿Cómo pudo el PLD contar los 300 millonarios fruto del tráfico de influencia y la corrupción? El PLD vio corrupción en todos los gobiernos. Pero no en los suyos.

El presidente de la República pide pruebas.

¿Acaso el Ministerio Público no está autorizado por ley a investigar las denuncias y hasta por un simple rumor?

El presidente de la República no ve pruebas. Defiende la presunción de inocencia en los funcionarios.

Debería pedir lo mismo para los cientos de jóvenes que mueren en intercambios de disparos con la Policía Nacional.

Si el presidente de la República quiere pruebas sólo tiene que visitar las residencias o mansiones de algunos de sus ministros. Acudir cualquier fin de semana a las casas que se han construido en los más centros turísticos más exclusivos del país, con vista al mar.

El presidente de la República es el mismo hombre que en plana campaña electoral, dijo que el grado a grado era nefasto, que fruto de esa y otras prácticas dolosas se perdía el 30 por ciento del presupuesto nacional. Significa que del presupuesto actual de 330 mil millones de pesos aproximadamente, cien mil millones se quedan en los bolsillos de los funcionarios, amigos y relacionados.

El presidente de la República es el mismo hombre que prometió “revertir el fardo de la prueba” para combatir la corrupción, pero no lo hizo, ni lo hará.

También te podría interesar:   Ecuador suma 423 casos y llega a 61.958 la cifra de positivos para COVID-19

El presidente de la República dice que las denuncias de corrupción tienen un carácter político. De ese modo indulta a sus funcionarios. Sucede, sin embargo, que las denuncias de corrupción no las han hecho dirigentes políticos de oposición. Surgen de los medios de comunicación y de comunicadores que no han sido comprados con los seis mil millones de pesos que anualmente dedica el gobierno a esa práctica.

Como el presidente de la República no ve corrupción en su gobierno, como no encuentra pruebas condenatorias contra nadie en su partido ni en su gobierno, que me explique, por favor, como es que las declaraciones juradas de vienes de algunos de sus ministros se han quintuplicado en menos de cuatro años. ¿Cómo es qué alguien que dice tener cien millones luego dice que tiene 500 millones? ¿Y como lo hacen? Yo no se; la verdad, no se cual es el negocio.

Si el presidente de la República quiere pruebas sobre la corrupción en su gobierno que  busque en la Fundación Global, Democracia y Desarrollo. Que comience explicándole al país como es que en sus viajes al extranjero en su condición de presidente de la República firma acuerdos culturales y de otra índole para favorecer a su Fundación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí