SANTO DOMINGO. En la década de los 90’s, la televisión dominicana experimentó un giro drástico. Los cambios del mundo, no excluyeron a ese medio. Gente que se dedicaba a otros negocios llegó con un buen dinero a tratar ganarse un pedazo del pastel y una que otras faldas.Otros reforzaron sus inversiones y conocedores del negocio siguieron con sus agendas, mientras vieron desfilar a gente que hasta  desvió recursos ajenos tener uno que otro coro femenino. Hubo de todo, hasta gente que  ha lavado dinero provenientes de asuntos ajenos a la televisión. Estos últimos se han acentuado en algunos canales.

De ese movimiento pocos hay sobrevivido. El negocio adquirió otro acento cuando esos mismos protagonistas abrieron las puertas de sus empresas a jóvenes sin ningún talento, son contadas las excepciones de una nueva camada de presentadoras que llegó con los signos de pesos en sus ojos, a buscar el “éxito” aunque su moral rodara por el suelo.

Algunas de esas muchachas ya no representan nada para quienes las usaron. Tuvieron sus programas de televisión, pero no tenían rating ni entre sus familiares. Lamentablemente no podía elaborar un discurso ante las cámaras que les permitiera sustentar una propuesta válida, pero eso no ha desaparecido, hoy la historia se mantiene.

Lamentablemente la televisión dominicana tiene poca novedad que exhibir en ese sentido, por eso  se mantienen en la cresta de la ola, figuras en las que se combinan el talento y la belleza. Ejemplos: Jatnna Tavarez, Tania Báez, Milagros Germán, Tita Hasbún, Mirna Pichardo,Pamela Sued, Zoila Luna, Miralba Ruiz, Nashla Bogaert, entre otras.

También te podría interesar:   Guatemala suma 27 muertes por la COVID-19 y 740 nuevos casos en 24 horas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.