MIAMI.
Alberto Cutié salió de un pintoresco monasterio español el viernes como un hombre casado, tratando de dejar detrás siete semanas de controversia que convirtieron al ex sacerdote católico en objeto de chismes y en una celebridad internacional.
En una ceremonia privada de una hora, Cutié, de 40 años, le dio el ‘sí’ a la mujer que estuvo viendo durante dos años, Ruhama Buni Canellis, de 35 años, en la histórica iglesia episcopal St. Bernard de Clairvaux en North Miami Beach.
El reverendo Leo Frade, obispo de la Diócesis Episcopal del sudeste de la Florida, ofició en la boda, con una misa episcopal tradicional.
Un puñado de guardias privados y varios autos patrulleros de North Miami Beach cuidaban la entrada de la iglesia mientras entraban unas 50 personas, entre ellas sacerdotes episcopales y familiares y amistades de la pareja.

También te podría interesar:   La COVID-19 sigue avanzando en España y Madrid se resiste a más restricciones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.