Nueva York. Si bien es cierto que la ciudad de Nueva York constituye una de las plazas más importantes para los artistas populares, el escenario ha cambiado con el paso de los años y hoy, la crisis se ha convertido en uno de los principales enemigos de las agrupaciones dominicanas. 

En el Bronx, Washington Heights, Queens y otras zonas en la que habitan miles de dominicanos, algunas fiestas se van a pique por la falta de público, mientras que otros se la juegan y deciden ofrecer lo prometido a la espera de que mejore la asistencia.

Las agrupaciones tradicionales tienen allí una fuerte competencia en la bachata y el merengue urbano. Las orquestas son más caras, mientras que los otros no facturan tanto, pues en mucho de los casos se trata de “interpretes” que se mueven por lo que sea para ir a tocar una fiesta y más aún, pisar suelo norteamericano. O en su defecto apelan a temas del refranero popular en los que prima una música desechable, que no va más allá del día a día.

Del negocio

Ciertamente, la crisis ha afectado al negocio. Gente vinculada a la industria ha señalado que los costos de las entradas son altos. 

Los escenarios lucen saturados y es poca la novedad que se observa. 

Vidal Cedeño, es, por ejemplo un empresario visionario que ha sabido salir airoso en los montajes que ha auspiciado en los últimos meses, precisamente por las alternativas que le ha ofertado al público.

Bachateros, así como el movimiento urbano son la novedad pasajera, pero lo son. Mientras eso sucede, algunos líderes no reaccionan y viven de una fama que ganaron en un tiempo, pero no se dan cuenta de que hay una nueva generación.

También te podría interesar:   Tasa de positivos diarios de COVID-19 se reduce a 5,15 % en Florida

Esto plantea un gran reto para los agentes del negocio y los artistas. Ojalá y cojan la seña, para que no muera la “gallina de los huevos de oro”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.