La Romana. Después del show que protagonizó Enrique Iglesias en Altos de Chavón el pasado sábado Santo, intentó pasar desapercibido en un restaurante de la Marina de Casa de Campo. Pero que va, eso no duró mucho tiempo porque en tiempo record se regó como pólvora que estaba compartiendo con el empresario Gamal Haché, presidente de Bravo Entertainment,  y otros invitados y de inmediato se armó un caos.
Sus fans llegaron y tomaron el lugar  y la salida se armó un verdadero caos que terminó en una estampida. Enrique y su equipo tuvieron que literalmente correr.
Según nos contó su publicista Joe Bonilla, “La noche culminó en el club de la Marina, donde una vez más, Enrique trató de compartir un rato con sus colegas y empresarios sin suerte. Después de una década de éxitos, el no deja de sorprenderse de la calidez de sus fans.  Al final decidió dejar el lugar por temor a que alguien saliera lastimado”..
“Me la pase fantástico. Me divierte estar entre la gente, hablar y todo lo que quieran, pero cuando la cosa se pone peligrosa, mejor correr”, ríe.
Enrique, nominado en 10 categorías al Premios Billboard, continuará este mes su gira por países de Europa como: Belarus, Lituania, Latvia y Estonia, entre otros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí